DIFERENCIA ENTRE ESTIMULACIÓN SENSORIAL E INTEGRACIÓN SENSORIAL
4 abril, 2018
SISTEMA VESTIBULAR
4 abril, 2018
Show all

SISTEMA PROPIOCEPTIVO

Hola, en el blog de hoy, os voy a hablar sobre el Sistema Propioceptivo.

Cómo ya adelanté en el primer blog, los sentidos no son 5 como siempre nos han enseñado, ¡si no 7! Todos conocemos el sistema visual, táctil, olfativo, gustativo y auditivo, y entre hoy y la semana que viene, os presentaré al sistema propioceptivo, del que hablaremos hoy, y al sistema vestibular.

Al igual que todos sabemos que el sistema visual recibe los estímulos a través de los ojos, el sistema propioceptivo, recibe estímulos a través de los músculos, tendones, ligamentos y articulaciones, y nos dan información acerca de la posición y el movimiento de nuestro cuerpo respecto al espacio.

De esta manera, somos capaces de saber la posición de nuestras articulaciones sin la necesidad de mirarlas (si estás sentado leyendo esto, prueba a, sin mirarte las piernas, decir en que posición se encuentran, cruzadas, con las puntas hacia dentro…) y nos permiten sincronizar y ajustar la velocidad de los movimientos, como podría ser a la hora de lanzar una pelota para encestar, no sería lo mismo si fuera una pelota de tenis, que una de baloncesto, ni si la canasta estuviera a un metro, que a tres.

Cuando el sistema propioceptivo funciona correctamente, ajustamos la postura de manera automática, y podemos mantenernos en una buena para el trabajo de las Actividades de la Vida Diaria (AVDs), como puede ser sentarnos correctamente en una silla, coger con la fuerza adecuada un lápiz o una cuchara, o lanzar, como ya hemos dicho, una pelota con la fuerza justa.

Cuando el sistema propioceptivo no funciona correctamente, no estamos seguros de dónde ni cómo está nuestro cuerpo, ya que no estás muy claros de dónde terminan los límites de nuestro cuerpo, y dónde empieza el medio.

Esto nos plantea tres principales dificultades:

  1. Dificultad en la planificación motriz: esto nos crea problemas a la hora de saber cómo debemos ajustar nuestro cuerpo para realizar una actividad concreta, como puede ser subir y bajar escaleras, o montar en bicicleta.
  2. Dificultad en graduar el movimiento: como hemos comentado antes, se traduciría en problemas por ejemplo a la hora de escribir, ejerciendo mucha presión, llegando a romper la punta del lápiz o atravesando el papel o, por el contrario, tan flojito que es inteligible.
  3. Dificultad en la estabilidad postural: la estabilidad postural es la habilidad de los músculos de mantenerse en una determinada posición. Sentados, de pie, a la pata coja… y mantener esa postura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *